T. (+34)  617 46 50 39  

Loading...

El jamón serrano, a la conquista de Japón

El embajador de Japón en España, Satoru Satoh, ha destacado hoy que el cerdo ibérico español tiene grandes posibilidades de “conquistar” más terrenos en el mercado nipón, durante la inauguración de las XXXIX Jornadas Rito-Gastronómicas de la Matanza, en El Burgo de Osma (Soria). 

Satoh ha abierto una nueva edición de esta fiesta gastronómica organizada por el restaurante Virrey Palafox, reconocida con el calificativo de interés turístico nacional, a la que han asistido alrededor de cuatrocientos comensales, entre ellos la consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente, y el vicepresidente primero del Senado, Juan José Lucas.

 

El embajador japonés ha señalado que el jamón ibérico no es el único ejemplo del éxito gastronómico de España en su país, ya que otros platos españoles están gozando de una gran aceptación.

España, de moda en Japón

“Ahora se puede decir que España está de moda en Japón”, ha subrayado, antes de animar a los dos pueblos a conocerse mejor y “afianzar aún más su simpatía y el cariño mutuos” dentro de los actos conmemorativos que se celebrarán a partir de junio de este año para recordar la primera misión oficial japonesa a España.

Satoh ha recordado que el cerdo es cada vez más importante en la exportación española a Japón, “por su gran sabor y calidad”, tras levantar este último país la prohibición de su consumo en 1999.

En este sentido, ha apuntado que, gracias a la creciente popularidad de los bares españoles y del jamón ibérico, el cerdo ibérico está teniendo un gran éxito en el mercado japonés.

“Ahora no resulta nada difícil encontrar un bar español repleto de jóvenes japoneses disfrutando del jamón serrano y del vino español en grandes ciudades como Tokio”, ha reconocido.

Además ha subrayado que la carne de cerdo ibérico de calidad se está introduciendo en uno de los platos más representativos de la cocina japonesa, el Shabushabu, que se prepara sumergiendo filetes muy finos de carne y verduras troceadas en una olla de agua hirviendo y agitándolo adelante y atrás varias veces durante unos segundos.

La costumbre de comer carne de cerdo en Japón, según ha recordado, se remonta hasta el Neolítico, en el que se practicaba la caza del jabalí, pero el arraigo del budismo en el siglo VIII, que prohibió comer carne, disminuyó su ingesta de forma considerable en la sociedad japonesa hasta finales del siglo XIX.

“De hecho -ha subrayado-, el jesuita Francisco Xavier, primer español que llegó a Japón a finales del siglo XVI, respetó y acató la costumbre local de los bonzos budistas de no comer carne”.

Apertura nipona

La apertura cultural y la modernización que Japón experimentó a finales del siglo XIX modificó este hábito alimenticio y convirtió al cerdo en un ingrediente habitual de la dieta japonesa, servida en forma de chuleta empanada o frita (“tonkatsu”) o a la parrilla con jengibre (“shogayaki”).

El embajador japonés ha puesto como ejemplo de consumo de carne de cerdo a Okinawa, la prefectura insular y más meridional de Japón en donde, como en España, se aprovecha casi todo del animal, que es muy valorado por su alto contenido en colágeno.

El consumo de pescado por persona en Japón está en torno a 60 kilogramos anuales, frente a 20 kilogramos de cerdo, 17 de pollo y 9 de vaca.

Noticia extraída de: http://www.eleconomista.es/

Modificado por última vez enMiércoles, 31 Diciembre 2014 11:05

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Localización

Certificaciones

Sello Calidad Certificado Qweb

Log in

create an account